De manera habitual los padres acuden a CRÉIXER porque su hijo “se distrae mucho en clase”, “no atiende cuando se le habla”, “es muy despistado”, etc. Del mismo modo, éstas también son quejas frecuentes de los docentes respecto al comportamiento de sus alumnos en clase. El “diagnóstico” en estos casos suele ser sencillo: falta de atención.

La atención es una capacidad básica para desarrollar las tareas escolares y para aprender. Diversos estudios, indican que existe una relación directa entre los problemas de atención y el fracaso académico, ya que el déficit o la falta de esta capacidad puede frenar el aprendizaje, afectando al rendimiento escolar. Para evitar estos, los padres y docentes deben reforzar y ejercitar la atención desde casa y desde el aula.

En muchas ocasiones, los niños padecen lo que se denomina déficit de atención con o sin hiperactividad, o TDA/TDAH. Este trastorno afecta a entre un 3% y un 6% de los niños en edad escolar en el ámbito español, es decir, una media de un niño por aula. Es muy importante la detección temprana de estos menores, para que puedan recibir la atención necesaria por parte de un profesional y que los padres y docentes puedan recibir las recomendaciones oportunas sobre cómo interactuar y trabajar con ellos. Recordad que mediante nuestro CHEQUEO EDUCATIVO completamente GRATUITO podemos detectar o descartar este déficit. (Más información en: http://creixergabinete.es/chequeo-educativo/)

Sin embargo, la falta de atención no indica necesariamente que se padezca este trastorno, sino que puede ser debida a otros motivos, que, de manera puntual o generalizada, les estén afectando.

En cualquier caso, es importantísimo que los adultos potencien la capacidad de atención mediante ejercicios sencillos y juegos que enseñen a los niños a retener la información importante y a ignorar las distracciones.

A continuación, os indicamos algunos juegos que podéis realizar con ellos:

– Enumerar tres, cuatro o cinco cosas que puede encontrar en casa y pedirle que las traiga para comprobar que ha atendido al listado.

– Decirle una palabra o un número. A continuación, recitar un listado de palabras o números, entre los que se encuentre el anterior, y pedirle que haga una señal cuando lo escuche.

– Colocar diferentes elementos en una mesa, en un orden determinado. Variar luego el orden para que vuelva a colocarlos en el modo inicial.

– Guardar varios objetos en una caja, cerrarla y pedirle que repita el nombre de todos los objetos que están en su interior.

– Disfrazarse con varios adornos y quitarse algunos para que descubra cuáles han desaparecido.

Estos sencillos ejercicios ayudarán a los menores a desarrollar su capacidad de atención. Será suficiente con dedicarle 15 minutos 2 o 3 veces por semana. Y recordad que siempre es necesario adaptar la dificultad de las actividades a sus edades.

En caso de que penséis que vuestro hijo o hija puede tener alguna dificultad específica con su capacidad de atención contactad siempre con un profesional que pueda realizar una valoración y daros unas pautas más específicas.

Si tenéis cualquier duda o necesitáis asesoramiento podéis contactar con nosotros en info@creixergabinete.es o en el teléfono 669.365.873.

Si os ha parecido interesante este artículo, por favor, dadle a “Me Gusta” y a “Compartir” para que otras personas puedan acceder al mismo.